Poema del mar. Yaritza Santiago Bolaños

El movimiento de las olas
que rompiendo en la roca mueren
se vuelven a formar solas
porque ningún dolor sienten.
Muy tranquilas se mecen
en la orilla las caracolas
que al bajar la marea tienen
en su un verde escarola.
¡Que grandes me resultáis olas!
cuando os observo en la corriente
y que pequeñas os veo a todas 
cuando os morís en la arena ardiente.
¡Que grande te veo mar!
cuando acabas en el horizonte,
y que insignificante estas
cuando te atrapo en un pequeño bote.

No hay comentarios:

Publicar un comentario