Poema de la tristeza. Judit Díaz Guillén. Gran Canaria.

 Estoy triste,
y no quiero ver a nadie,
mi mirada se pierde 
la oscuridad de la calle.
¿Para qué soñar si está oscura la tarde?

 Ha sonado la hora,
y estoy sola en el inmenso paisaje.
  Al abrir mi ventana nada más hay sombra,
estoy triste y ya no quiero llorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario