El caminar constante. María Quintana

No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,

aprender de lo venidero 
enterrar tu ego
que lo malo dentro de ti ya no esté,
que marche lejos.

Disfrutar del ocaso
bailar descalzos,
que no hay huella mejor
que la que dejan tus pasos.

Irte para saber volver
volver sin haberte ido, 
disfrutando de cada amanecer 
que se cruza en tu camino. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario