MI SOL DIANA (Poema de Patricia Jaén Ruiz)

MI SOL DIANA

 

Yo quisiera, quisiera

yo quisiera ser un sol diana:

una noche tranquila, noche despejada.

 

Pensativa hay una niña mirándola en el firmamento, creyendo su destino, como estrella fugaz.

Unos dicen que es romántica, otros que no… mas la niña sigue viendo con mayor atención.

 

La luna refleja en el agua un hermoso blancor, atrayendo a la niña con gran impresión.

En un antiguo lago de belleza incomparable se ocultan historias pasadas que la luna guardó.

Hipnotizada se encuentra, pero no sabe por qué,

las  estrellas la guían para saber el qué.

 

Poco a poco camina sintiéndose extrañada a la vez que familiar,

qué secretos tendrá este lago que la luna a la niña la ha hipnotizado.

 

Una brisa acaricia su pelo, en la noche despejada,

la niña está sola y no tiene miedo.

Sigue hasta la alborada que rodea aquel encanto,

compartiendo su figura con aquel regalo.

 

Una sorpresa lleva, sosteniendo una flor

que ilumina, por sí sola, la belleza del amor.

Al llegar al lago la niña se detiene, pensando por un momento, qué valor tiene.

La brisa regresa, en la noche despejada,

la niña está sola y no tiene miedo.

 

Maravillada se queda cuando se baña en la luna,

Reflejada en ese espejo su gran hermosura.

Su destino es ella misma y en su alma está escrito

la hermosura es hermosura y el destino es destino.


Antes de imprimir este correo electrónico, piense bien si es necesario hacerlo: el medio ambiente es una cuestión de todos.

Please consider the environment before printing this email.

No hay comentarios:

Publicar un comentario