Poema romántico. Daniel J.R.


Tristeza, dolor, sufrimiento y angustia.
Son sentimientos del presente y recuerdos del pasado.
Infinidad de veces siento poder tocar el cielo,
pero en un instante caigo al suelo recordando que tan solo
es un recuerdo más en mi mente.                                                                                                                                                                                                                                                 
Muy dentro en mi interior siento que te tengo tan cerca,
pero tu comportamiento y la razón me hacen ver la realidad.
No sé cuando te tendré entre mis brazos,
no sé si te tengo o si alguna vez te tuve.
Lo que sí sé es que este amor no va a poder terminarse nunca,
por muy maltratado y débil que parezca.


Podrás tratar de recurrir a las apariencias,
podrás intentar rechazar y negar el sentimiento que nos une,
pero sabes bien que no tardarás en darte cuenta,
por muy oscuro que se tornen nuestros caminos.
Sabes que siempre te querré como el primer momento en que te vi.
Sabes también que me amarás aunque nuestros destinos se empeñen
en tomar caminos diferentes, pero el amor y la razón aun los une.
Si en algún momento dejo de vivir,
si por alguna causa mis ojos se cerraran,
impidiéndome seguir contemplando tu mirada,
si por alguna razón mi cuerpo dejase de existir y si mi alma
exhalara su último aliento antes de lo previsto,
solo quisiera que supieses que este sentimiento vivirá en mi por siempre.
Solo con recordarme como a la persona que te amó sin condición,
sin interés alguno, más que el de recibir la misma cantidad de cariño
que día tras día te ofrecí sin darte cuenta.
Sé que por un momento me olvidaste,
pero el hecho de saber que estabas bien me hacia feliz,
aunque muchas veces hubiese deseado alguna caricia,
algún beso o tan solo algún gesto amable de tu parte.
 Pero créeme que tan solo escuchar tu voz en alguna escasa ocasión,
me hacia recordar lo que seguía sintiendo por ti.
Tal vez esto no lo llegues a escuchar de mi boca,
sé que no me atreveré a decírtelo nunca,

 pero lo que sí sé es que siempre estarás en mi vida,

como lo más valioso e increíble que me haya sucedido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario