Poema. Yarince. Gran Canaria.

No sé odiar, ni querer tampoco.
Y en esta vida inconsecuente,
amo, a veces, como un loco
y odio de un modo insolente.
Pero siempre dura poco
Lo que quiero y lo que no…
¡Qué sé yo!
Ni me importa…
Alegre es la vida y corta,
Pasajera.
Y es absurdo,
Y es carente y tonto
complicarla
con un ansia de verdad
duradera
y expectante.
¿Luego?... ¡Ya!
La verdad será cualquiera.
Lo precioso es el instante
que se va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario