Laura María Romero Carballo.

A la una y a las dos,
deprisa y mejor,
que siga la rueda,
con pan y canela.
-Toma dos panes,
vete a la escuela.
-No quiero ir,
que el maestro me pega.
-Tiene razón,
no te sabes la lección.



Una, dos, tres y cuatro,
Mariquita tiene un gato,
las orejas son de trapo
y los ojos de cristal
y le da de merendar
pan con salchicha y salchicha y pan.


Una, dos y tres,
pluma, tintero y papel,
para escribirle una carta,
a mi querido Miguel.
Y en la carta decía,
recuerdos para su tía,
que está comiendo judías
en un barril de lejía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario