LA MUERTE. AINHOA MARTIN NARANJO

Espíritus malignos
se apoderan de su ser,
con un hacha en las manos
lo quieren ver perecer.
 
Su sangre derramada en el suelo
advierte de su destino,
con la muerte se enfrentó a un duelo
que lo alejó de su camino.
 
Su muerte significó
el fin de sus días,
mucho tiempo luchó
hasta acabar su agonía.
 
Pena sentía el pueblo al oir
la noticia que con lástima,
tuvieron que recibir.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario