Mercedes

  LA MUERTE

Acechas tras las ventanas
y te adentras en nuestras vidas,
en nuestros cuerpos con alma.

No te importa de quién se trata.
No dejas a ninguno y te los llevas a todos,
como a la arena la arrastra el agua.

Y el que debe irse contigo al alba
se resiste hasta que se rinde al destino.
Probablemente ya haya visto la luz blanca.

Y el que se queda es el que quiere irse ahora,
no se explica por qué ha ocurrido algo así.
Lo único que hace es que llora, llora, llora…

Y al transcurrir mucho tiempo el daño se cura,
pero nadie imaginaba que la muerte de un ser amado fuera así,
ni que la muerte en sí fuera tan dura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario