Mi poema. Beatriz García Martín. Gran Canaria.

Tus palabras eran vacías
como tus propios hechos
que llenaban mi vida
de amargos tormentos.


No existían pañuelos
que librasen mis lamentos
de mi triste rostro
cubierto de sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario