La muerte. Laura Hernández Hidalgo.

Sentada en una silla, nos espera tranquila,
no tiene prisa, sabe que todos le darán la mano algún día.
A veces luchamos por no verla, pero ella no se desespera,
no tiene prisa, sabe que todos le darán la mano algún día.
Algunos la buscan, otros se esconden por la esquinas, pero...
no tiene prisa, sabe que todos le darán la mano algún día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario