Poema a la muerte. Roberto León Suárez

¿Quién mató a la muerte
que no dejó rastro?
¿Quién recogerá la triste alma
del fúnebre sabio?

Matar a la muerte es más
que matar a un villano.
Es manchar manos de un tinte ensangrentado.
Callar y huir sería más fácil
que hablar y liquidar al que carga ánimas y no cesa.

Quitar la vida al que siembra el pánico,
quitar  la vida al pánico
es quitarle la vida a un sabio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario