"Noche inesperada". Anabel Saavedra Hernández. Las Palmas de G.C.

Vino de madrugada,
en una noche dulce y calmada,
en una noche inesperada,
lágrimas y súplicas esperaba,
mas sólo resignación le daba,
luego,
su mano en mi pecho posaba,
ningún dolor, ningún lamento.
Vino de madrugada,
en una noche dulce y calmada,
en una noche inesperada,
mi alma se llevaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario